Guardianes de la Tierra

Como verdaderos protectores del planeta. Young Living se ha alineado con los valores del Día de la Tierra. Este año, Young Living celebrará el Día de la Tierra el jueves 22 de abril. Y como parte de nuestras acciones queremos reconocer a personajes locales que luchan día a día para contribuir con nuestro planeta e inspirarnos a todos a aportar juntos en la conservación de nuestro hogar.

Conoce a los Guardianes de la Naturaleza, Restauradores de nuestro Planeta.

Arnoldo Alencastro, el papá de los Pijíos


Arnoldo Alencastro es un observador de la naturaleza, un padre ejemplar y un activista de la reforestación, quien motivado por su amor al Bosque Protector Chongón ha decidido darle nueva vida a un árbol majestuoso que se va perdiendo mientras la ciudad se expande: el pijío.

Año tras año son muchos los árboles de pijios adultos que mueren en el Bosque de Chongón por efecto de los incontrolables incendios originados por los comuneros que buscan deforestar zonas de bosque para cultivos y los incendios causados por los cazadores que luego de quemar extensas zonas, esperan que los animales que han perdido sus madrigueras sean presas fáciles de sus instintos destructores. El resultado de esta depredación descontrolada es que cientos de hectáreas de bosques han desaparecido al interior del Bosque de Chongón en los últimos años, y consecuentemente los imponentes pijios empiezan a desaparecer también.

Arnoldo Alencastro, se dio cuenta de esta situación y sabía que la desaparición del pijío sería inminente si nadie hacía algo al respecto, y nadie lo estaba haciendo. Así fue como decidió, junto a su familia, iniciar un proyecto para repoblar de pijíos a la cordillera Chongón y Colonche.

Sus cuatro hijos lo conocen como el “papá de los pijíos”, lo que comenzó como una tarea familiar que incluía recoger las semillas para sembrarlas en las áreas verdes de la Hormigonera Guayaquil concluyó en la acumulación de alrededor de siete mil semillas de pijíos, listas para ser reforestadas. Semillas que Arnoldo entrega gratis a quien se comprometa a cuidar de cada árbol que se siembra.

Arnoldo Alencastro, es sin duda, un guardián de la tierra, enfrentando de forma personal problemas que afectan a la flora ecuatoriana y que ganan visibilidad gracias a su esfuerzo y trabajo diario, dejando de lado sus propios intereses para respaldar una causa más grande que él mismo.

Roberto Valdez y su gran amigo: el Chimborazo


Han desfilado frente a su lente más de quince volcanes, a pesar del peligro, el clima y otras condiciones de riesgo, esperando que los volcanes le sonrían, con paciencia y atención. Su intensa conexión con la naturaleza le ha permitido transmitir, a través de la fotografía toda la belleza y toda la esencia de los más hermosos paisajes ecuatorianos, impulsado por un amor genuino por la naturaleza.

Roberto Valdéz, más conocido como Robinski es un talentoso fotógrafo ecuatoriano, cuyo lente ha construido una interesante relación con uno de sus mayores intereses: los volcanes. Este increíble artista ha retratado toda la majestuosidad del Chimborazo en su hermoso libro: El Gran Chimborazo. Una serie de fotografías en honor a este volcán sobre el cual afirma: “a pesar de ser un objeto inanimado para algunas personas, lo considero uno de mis más grandes amigos, dándome tantas sonrisas, maravillándome con sus agrestes y tenaces paisajes y enseñándome sobre la humildad de ser un gigante”.

Sin embargo, mostrar mediante su arte la imponencia de nuestras maravillas naturales, es solo el primer paso, ya que, motivado por su amor al Chimborazo, Robinski ha decidido donar las ganancias de la venta de este libro para la ejecución actividades de limpieza en la zona. Por cada 50 libros vendidos, se financian mingas para recolectar basura en la Reserva Chimborazo. Solo en la primera minga que se realizó se recolectaron 30 sacos, equivalentes a 600 libras de basura que ya no estarán en la reserva.

Robinski , es sin duda, un guardián de la tierra, enfrentando de forma personal problemas que afectan a la naturaleza ecuatoriana y que ganan visibilidad gracias a su esfuerzo y trabajo diario, dejando de lado sus propios intereses para respaldar una causa más grande que él mismo.


El amor al mar de Daniela Hill


A Daniela Hill el mar siempre la ha llamado y desde muy joven se dedicó a explorarlo. A hundirse en sus aguas y entender, como la bióloga que es ahora, la importancia de la conservación marina en el país. Así, de primera mano, buceando y recorriendo sus playas, con la arena bajo sus pies, observando a la naturaleza, aprendiendo a amarla.

Un amor hacia la naturaleza que Daniela ha heredado a su pequeña hija, quien inspirada por la labor de su madre ha desarrollado una gran curiosidad por la conservación marina. Este interés, no solo de su hija, sino también de los compañeros de escuela de su hija sobre cómo pueden los niños ayudar a la preservación de la naturaleza fue lo que despertó en Daniela la idea de educar a los niños de hoy para que sean los adultos responsables del mañana.

Es así como se decidió a fundar Amiguitos del Océano, una ONG dedicada a educar a las nuevas generaciones en el cuidado del mar y del planeta. Daniela educa sobre la preservación de la naturaleza a través de mingas de recolección de basura en las playas del Ecuador, una actividad que incluye a los niños y a las comunidades costeras y pesqueras de Santa Elena y Manabí. Los programas educativos de Amiguitos del Océano le enseñan a los más jóvenes a cuidar de la naturaleza por medio de clases, videos y por supuesto actividades de recolección y clasificación de basura para que puedan entender cuánto contamina su comunidad y por qué es importante ayudar al cuidado de nuestras playas.

Día de la Tierra: más allá de plantar árboles


El Día de la Tierra ya casi está aquí, una oportunidad Young Living para compartir y motivar a nuestros miembros a unirse a nosotros y transformar cada parte de nuestras vidas para ser más respetuosos con el ambiente y ayudar a proteger el planeta que tanto nos da.

Para restaurar nuestro planeta, ¡vamos a necesitar toda la ayuda que podamos conseguir! Da un vistazo a nuestros consejos acerca de lo que puedes hacer para proteger tu pequeña parte del planeta y mantente al pendiente de las redes sociales de YL el próximo jueves para ver cómo estamos haciendo nuestra parte y para celebrar con nosotros.

Conoce más aquí

El orquideario de la esperanza: restaurando el planeta desde Ecuador



En Ecuador las orquídeas crecen desde el nivel del mar hasta el glaciar, pues nuestra tierra se beneficia de los vientos cálidos de la Amazonía y la Costa que chocan en la Cordillera de los Andes. Cerca de un cuarto de las plantas en el Ecuador son orquídeas, sin embargo, el 85% están en peligro de extinción. Young Living Ecuador, siempre buscando retribuir al planeta, decidió sumarse a las tareas de conservación y preservación de las orquídeas ecuatorianas con la creación de un Orquideario en su Finca Botánica.

Este proyecto de conservación de Young Living Ecuador, planea propagar de forma masiva las orquídeas en peligro de extinción y reintroducirlas en bosques protegidos. De esta manera Young Living restaura el planeta desde Ecuador, y es una pieza clave y activa en la conservación de una de las plantas más evolucionadas del mundo y de la cual dependen procesos esenciales de la naturaleza.

De las 25 mil especies de orquídeas descubiertas en el mundo, 4.209 son ecuatorianas, de ellas, 1.714 son endémicas, no es de sorprenderse entonces que se haya bautizado en el 2013 al Ecuador como el “País de las Orquídeas”. Lamentablemente, la expansión de las ciudades y otros factores climáticos obligan a ciertas especies a desaparecer.

“Las orquídeas son el refugio de insectos y pequeños animales que se mueven a sus pies. Además generan bacterias y hongos que atraen insectos, que son el alimento de muchos de los animales que viven en los árboles a los que se adhieren. Las asociaciones simbióticas como esta son críticas para la conservación de los ecosistemas de nuestro planeta”, menciona Orlando Pacheco, Gerente de Producción Agrícola Finca Young Living Ecuador.


Toda la vida del planeta depende de la conservación de los procesos de estos ecosistemas, es vital mantener la biodiversidad y respetar a la naturaleza, para preservar la riqueza de nuestra flora para las futuras generaciones.

El Orquideario y Proyecto de Conservación de Young Living nos permite devolver a la madre tierra algo de todo lo que por siglos nos ha entregado. Young Living, comprometida con el cuidado de nuestra tierra, aporta a la conservación de la flora y la fauna que se deriva de la preservación de las orquídeas, restaurando la naturaleza con este proyecto ambiental de gran escala para reforestar, conservar y retribuir desde nuestra tierra ecuatoriana.