Anuncios

Nunca hemos tenido miedo de defendernos como empresa y a nuestros miembros. Young Living siempre protegerá nuestra compañía y nuestra reputación.
Tuvimos nuestro día en la corte y respetamos profundamente el proceso judicial. Este veredicto no afecta nuestro negocio de ninguna manera y no detendrá nuestro ímpetu de que haya aceites esenciales en cada hogar del mundo. Young Living tiene que ver con el propósito y las personas, no con las ganancias. Este caso fue sobre lo correcto e incorrecto, así como de establecer antecedentes reales.

Los cuatro ex empleados de Young Living, que ahora son ejecutivos y distribuidores de doTERRA, David Stirling, Emily Wright, Justin Harrison y Lillian Shepherd, fueron declarados no responsables por violar las disposiciones de no-captación en sus contratos laborales.

Los acusados optaron por defenderse no permitiendo que se contara la historia completa, sino despreciando a Young Living e intentando difamar a nuestros fundadores, Gary y Mary Young. La elección de realizar ataques personales fue una táctica para desviar deliberadamente el enfoque del caso: las supuestas promesas quebrantadas y los incumplimientos del contrato.

Creemos que no tuvimos éxito en este caso debido a ciertos tecnicismos y resoluciones previas al juicio. No pudimos contar la historia completa, ya que muchas reclamaciones clave y piezas de evidencia no fueron permitidas debido a la expiración del estatuto de limitaciones y de ciertas decisiones judiciales.

Simple y sencillo, la historia real de los inicios de doTERRA y las actividades de sus fundadores no se permitieron en la corte, no porque el juez o el jurado determinaron que doTERRA y sus fundadores no participaron en esa actividad, sino porque Young Living simplemente esperó demasiado bajo la ley de Utah para hacer los reclamos legales.

A nuestros miembros que fueron solicitados por los representantes de doTERRA tampoco se les permitió testificar y contar su historia. El tribunal solo permitió que el jurado escuchara el testimonio de los ex miembros de Young Living que se fueron y se convirtieron en distribuidores de doTERRA. Debido a eso, no se pudo escuchar toda la verdad, ni a las las voces de los distribuidores de Young Living que se negaron a abandonar Young Living a pesar de esas solicitudes.

Nuestra misión es compartir los beneficios de los aceites esenciales y otros productos naturales con personas de todo el mundo. Young Living ha evolucionado como compañía en los últimos 20 años y es mucho más grande. Se necesita un equipo ejecutivo muy talentoso para administrar una operación que tiene más de 2,600 empleados, 4 millones de miembros desde la fundación, 15 fincas corporativas y asociadas en todo el mundo, 13 oficinas que operan en 20 mercados y productos que se envían a 133 países.

En el futuro, seguiremos enfocados en el crecimiento del movimiento de aceites esenciales como una empresa líder mundial, exigiendo solo lo mejor para nuestra marca, nuestros productos y nuestros clientes.